POESÍA Por IVÁN ROJAS GARACHANA

A Ovidio

Qué hacer yo
con las manos
si tocarte como hace poco
o mecerte
con todos los recuerdos que me vengan de ti
con todos.
Si acercarme a ti
tiritando y siendo denso
o cortarme esas manos
por los puños
para no volver jamás a mirarte
que le parece pecado a mi alma
intervenir en lo que admira
tanto.
Qué hacer con mis manos,
si enterrarlas bajo la arena
y marcharme ya a la luna
o pasar la noche entre ellas
y hacerme habitante
del corazón
qué sé yo si llevarme
un pájaro a la frente
ahora que me voy
y encenderme de nuevo
en los cantos de la borrica
quedarme con el duende
en la boca
no decirlo ni aterirlo al papel
sino andar
como homenaje a las piernas
andar
como un nuevo lenguaje que baja
sin saber de la sutileza
pero sí del cariño
que te tengo
de las manos ajadas
y hermosas
que te dan los campos expandidos
y el olor de los vientos
en cría
el humano fragor que percibes
al escribir el poema
que debes escribir ahora
porque el cielo lo ha querido
para ti
y tú
amas el cielo.

TRASUNTO

MUERTE a la cobardía
el que quiera vivir que baje a la vida

sé que hoy te estás
rompiendo en pedazos
mientras escuchas
tu músika antigua
que antes
pondría
tu habitación alegre
y sé que te sientes
llamado a las puertas de un cielo
que no has
pedido
en el momento
en que te surkan
las lágrimas
el rostro
doblado.
recuerdas el dolor de
los años
que
sigue ahí
contigo
muchas preguntas
y tú el de siempre
suena neil
young
y tus gafas
están
empañadas
y tus manos
cansadas
de tokar la piel
muerta
sé que estás
produciendo un agujero
en tu crisálida
una vez una larga vez
te vi bailar
en la media
penumbra
aunke entonces como
ahora
estuviera a muchos
pasos de
distancia
de ti

pero te sentía.

JAIKU

el milagro de
san josé
es más fuerte
que el de su dios:
ladrillo
a
ladrillo.

Anuncios